¿Superman existe?

No, no estamos soñando amigos. Brooks Koepka lo ha vuelto hacer. Y es que al igual que hizo en 2017 cuando gano su primer grande el US open en 2018 volvió a defenderlo y ganarlo de forma consecutiva, pero no acaba ahí la cosa, resulta que en ese mismo año 2018 gana la PGA y ahora en 2019 va y defiende el título nuevamente con éxito.

4 grandes en 2 años es algo casi de superhéroe y es que, si seguimos esta misma línea, se entiende que este hombre debería ganar o el Open Británico o volver a ganar el US open, aunque como a él le gusta ganarlos a pares (visto lo visto), me decanto por el abierto británico, habrá que esperar.

Ya avisábamos de que Bethpage no sería un paseo por el campo y menos con un rough que ni a machete se podía cortar y encima con una afición como es la neoyorkina que en vez de llamar por teléfono se comunican a gritos debe de ser, por que en esta entrega de la PGA hemos oído de todo.

Menos de una veintena de jugadores llegaban al fin de semana por debajo del par del campo y encima en los días anteriores el corte se estableció en +5 lo que acentúa la dificultad del campo con una preparación más propia de US OPEN que ha sido bastante criticada por los comentaristas alrededor del mundo, ya que por lo general la PGA debería ser el torneo de la diversión y no el sufrimiento.

Son grandes como esta edición de la PGA los que abren el debate sobre que es mejor para el deporte del golf en general, ¿qué es más espectacular un solo jugador liderando con mano de hierro o es mejor ver a varios en el campo de batalla y un liderazgo incierto hasta el final? Desde luego a ojos de cualquier amante del golf ver una exhibición como la de Brooks “Superman” Koepka es una delicia, aunque signifique que el torneo ha quedado descafeinado desde el primer día.

Pues bien, ya solo quedan 2 grandes y si la PGA ha sido así de dura, es inevitable empezar a pensar cómo será el US OPEN. Sin duda, este año habrá una gran expectación por ver si SUPERMAN lo vuelve hacer o si aparecerá un BATMAN con kriptonita suficiente para acabar con él. Aunque cabe recordar que este año el US OPEN tendrá lugar en Pebble Beach….

…Tierra de tigres…