Gary Woodland “EL FUERTE”

El US OPEN ya es historia y finalmente superman (Brooks Koepka) ha caído y no sin antes dar guerra. Puede que no haya sido uno de los US OPEN más espléndidos y lo que en un primer momento parecía un duelo de titanes por todo lo alto, quedó descafeinado desde la segunda jornada con no más de una veintena de jugadores llegando al fin de semana bajo par.

Tras un magnífico CANADIAN Open por parte del jugador al que han apodado, los fans, KING IN THE NORTH (REY EN EL NORTE), Rory Mcilroy, su desacierto en los primeros hoyos de la tercera jornada alejó al norirlandés de toda probabilidad de victoria, desbancando a uno de los favoritos en la lucha por la victoria. Puede que el exceso de florituras innecesarias o el mero hecho de querer sacar el máximo partido a su potencia en condiciones de vientos fuertes (sobre todo el viernes y sábado), desmontaron por completo la estrategia que pretendió seguir el jugador con poco acierto.

Por otra parte, cabe destacar la buena actuación de Jon Rahm que acabó tercero, su mejor clasificación en un grande hasta ahora, aunque a 6 golpes del líder Gary Woodland. Desde su debut en 2016, Jon Rahm se ha posicionado como uno de los golfistas con más proyección a su joven edad, sin embargo tras 3 años en la élite y destancado como joven promesa, Jon se atasca últimamente el fin de semana y presenta los mismos síntomas que Rickie Fowler a día de hoy, fuerte comienzo, se desinfla el viernes y gran cierre el fin de semana pero su problema es que tras lograr pasar el corte no aprovecha lo suficiente el “moving day” (los sábados) y le queda mucho trabajo el domingo donde además de necesitar jugar bien, no depende de si mismo para lograr victorias.

Tal y como hablamos al principio de este artículo, si hay algo destacable por encima de todo lo demás, ha sido la gran defensa del título por parte de Brooks un año más y es que a pesar de empezar alejado de Gary Woodland el último día, Koepka logró reducir la ventaja de Woodland a 1, quien vio como se le acercaba el toro, aunque al final supo torear a la bestia y salir indemne de las embestidas de Koepka, el cual desaprovechó los pares 5 finales y se quedó sin hoyos para poder empatar con el líder quien con un asombroso putt final, de más de 10 metros para birdie, acabo de un plumazo con una persecución agobiante por parte del defensor del título.

Ya solo nos queda el ABIERTO BRITÁNICO, quizás el GRANDE que más expectación levanta, después del MASTERS DE AUGUSTA y que este año se celebra en Irlanda del Norte en el campo del Royal Portrush Golf Club en el Condado de Antrim, La tierra del REY EN EL NORTE, avisados estamos.