Jon Rahm 2.0

Algo tiene el Club de Campo Villa de Madrid (sede de este año para el Open de España) que cada vez que se celebra un torneo en este campo, el aura que transmite es diferente que en otros sitios y es que el sentimiento “Severiano” estuvo muy presente este año tanto entre jugadores como aficionados.

Una de las noticias que nos ha dejado este torneo, fueron las palabras de un emocionado José María Olazábal, quién con cariño rememoraba los triunfos de su amigo Severiano Ballesteros y dejaba entrever una posible retirada del golf de élite muy próxima y que mejor forma que anunciarlo jugando, lo que posiblemente sea su último open de España, en uno de sus campos favoritos y con el calor y cariño de los aficionados a su lado.

Por otra parte la presencia de una gran cantidad de jugadores españoles incluyendo a los que a día de hoy se podría decir que son la referencia de este deporte en nuestro país (Jon Rahm, Rafa Cabrera-Bello, Sergio García) y estrellas “emergentes” (Otaegui, Arnaus, Del Val, Elvira) o veteranos como (Larrazábal, Miguel Ángel Jiménez, Fdez.-Castaño o José María Olazábal) han despertado la curiosidad de una gran masa de aficionados que pudieron disfrutar de ellos a lo largo de todo el fin de semana y más cuando las partidas estrella, estuvieron compuestas en su totalidad por jugadores españoles empatados en cabeza, excluyendo a Jon Rahm de esta ecuación.

El defensor del título dio nuevamente un recital de golf ante su público y es que Rahm es mucho Rahm y parece que este joven juega un torneo independiente. Basta con ver sus segundos 9 hoyos el sábado por la tarde, con sus 4 birdies consecutivos y un Eagle embocado desde 130 metros en el hoyo 16 arrancando el rugido de la afición y asegurándose hasta 7 golpes de ventaja con respecto a sus seguidores de cara al domingo.

Sin duda el esfuerzo económico que supone lograr reincorporar el open de España a la agenda del European tour y el trabajo de la federación por conseguir asentar este torneo como una prueba casi obligada, esta fortaleciendo el crecimiento de este deporte en nuestro país donde cada año asoman en el horizonte jóvenes promesas con una gran proyección y una rivalidad cada vez más dura.

Hoy en día podemos sentirnos orgullos del golf español.