82 con estilo….

Séptimo país en el que aparece la figura de TIGER WOODS, para sellar una victoria en suelo extranjero y encima dando espectáculo de principio a fin, dominando el torneo como solía hacerlo en su época dorada y parece que a este hombre le gustar dar trabajo y tener que reescribir la historia de este deporte a cada poco.

Nunca en el circuito americano se había celebrado un evento oficial en tierras japonesas, país del que se declara admirador el tigre, por su gastronomía y esa particular manera de hacerlo todo a lo grande, luminoso y enigmático. Con esta última victoria el tigre iguala el récord de victorias de Sam Snead y lo hizo a lo grande.

Si analizamos las 82 victorias de Sam Snead y las del Tigre, que además cuenta con 15 grandes por los 7 de Sam, se abre un gran debate sobre quien ha sido mejor de los 2, tengamos en cuenta también que la última victoria de Snead fue en el año 65 con 53 años, por los 43 que tiene ahora Woods.

Por aquel entonces, las rivalidades, el material y la forma de jugar al golf eran completamente distintas a las condiciones de ahora. Debemos tener en cuenta también, la presencia de la segunda guerra mundial donde muchos se alistaron en el ejercito provocando una gran fuga de jugadores durante largos periodos de tiempo y como resultado de esto, había torneos oficiales del circuito que no superaban una veintena de profesionales inscritos.

Por tanto ¿Qué tiene más mérito, las victorias de Sam o las del Tigre? ¿Es posible equipararlas o no deberíamos mezclar las épocas? Lo que si esta claro es que estos dos jugadores forman ahora parte de la historia y han dejado el listón muy alto y si nos agarramos a las estadísticas de Sam Snead todavía nos queda una década de victorias del Tigre que aún puede alcanzar a Jack Nicklaus como el jugador con más grandes de todos los tiempos.

Un retorno meteórico para Tiger Woods que sube a la sexta plaza del ranking mundial tras su victoria en el ZOZO CHAMPIONSHIP. Una de las próximas fechas señaladas en rojo por el tigre es la PRESIDENTES CUP, (para la cual es capitán del bando americano y quizás se autodesigne jugador activo de la selección), torneo en el que ESTADOS UNIDOS se verá las caras contra una selección de jugadores no europeos, que por lo general suele estar formada en gran parte por jugadores sudafricanos y australianos. (Destaca la presencia de un renovado Jason Day, como líder absoluto del bando “oceánico”.)